Propuesta enviada al Ministro de la Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica.
 
Frente a la situación de incertidumbre y desequilibrio actual del mercado, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) enviamos una misiva al ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, a fin de poner a su disposición un documento con propuestas de medidas urgentes que generen un alivio en el bolsillo tanto de los consumidores como de los empresarios pymes, que movilizan el 70 % del empleo del país.

La supervivencia de las pequeñas y medianas empresas depende de las medidas que se tomen en el plano tributario, financiero, energético y de consumo interno, y deben rondar en torno a los siguientes ejes:

  1. Minimizar o compensar el impacto de la volatilidad cambiaria y la tasa de política monetaria sobre sus costos.
  2. Sostener el poder de compra de los consumidores, que constituyen su principal fuente de demanda.

Como siempre lo hacemos, desde CAME llamamos a la responsabilidad de todos los sectores, y a su vez nos comprometemos a ser un actor constructivo en la búsqueda de soluciones para este difícil contexto macroeconómico, que no admite especulaciones políticas ni financieras.

 

Propuesta de medidas

 
Las micro, pequeñas y medianas empresas argentinas se encuentran en una situación de enorme fragilidad.  La  incertidumbre  que  el  resultado  de  las  PASO  ha  generado  sobre  las  principales
variables que guían a la economía nacional agrava esa situación.

Como siempre lo hace,  la Confederación Argentina de  la Mediana Empresa (CAME)  llama a la responsabilidad de todos los sectores, y a su vez se compromete a ser un actor constructivo en la búsqueda de soluciones para esta coyuntura difícil, que no admite especulaciones políticas ni financieras.

Por  eso  consideramos  que,  ante  este  panorama  vertiginoso,  es  preciso  tomar  medidas que brinden certidumbre a los mercados, en conjunto con otras que apunten a minimizar el impacto de la actual coyuntura sobre el entramado pyme nacional.

Las pymes, que en conjunto emplean al 70% de los trabajadores de nuestra economía, abastecen en su enorme mayoría al mercado interno. Por eso en este contexto su supervivencia depende principalmente de las medidas que se tomen en torno a dos ejes principales:

1.Minimizar o compensar el impacto de  la volatilidad cambiaria y la tasa de  política monetaria sobre sus costos;
2. Sostener  el  poder  de  compra  de  los  consumidores,  que  constituyen  su  principal fuente de demanda.

Atendiendo a estos ejes, y ordenadas en tres dimensiones, proponemos las siguientes medidas, en su mayoría a aplicarse por un determinado plazo para atender una situación de emergencia, pero pensando en los problemas de fondo que las PyMEs enfrentamos.
I.Tributarias

Implementar  medidas  que  tiendan  a alivianar  la  carga  impositivade  las  pymes  en  la  actual coyuntura macroeconómica, como mecanismos para contrarrestar el impacto sobre los costos y márgenes de rentabilidad que traerá aparejada la suba de tasas y la escalada del dólar. 
a. Moratoria PyME: Suspensión de juicios y embargos por 120 días. Recálculo de deudas, descontando  todas  las  acreencias  y  crédito  fiscal  de  las  empresas  micro,  pequeñas  y tramo I con planes de pago sin intereses ni punitorios para la deuda de $25.000 millones adeudados por el segmento PyME  con la AFIP.  Abrir distintas  modalidades  de planes que puedan adecuarse a los flujos financieros de la empresa. 
b. Repro PyME Express: relanzar, por tiempo determinado, el Programa de Recuperación Productiva  aumentando  la  asignación  de  uno  y  medio  a  dos  Salarios  Mínimo,  Vital  y Móvil, y donde el requisito de mantener la planta de empleados, así como el beneficio, se reduzca a seis meses. Paralelamente debería ampliarse la partida presupuestaria del programa.
c. MNI sobre contribuciones patronales: extensión del adelanto de la aplicación plena del MNI previsto en la Ley 27.430 a todas las micro, pequeñas y medianas empresas tramo I.
d. Beneficios decreto 814/01: reintroducir el pago de contribuciones patronales a cuenta de IVA prevista en el anexo I del Decreto 814/01, al menos hasta el 31/12/2019.
e. Suspender  impuesto  al  cheque por  120  días  para  las  micro,  pequeñas  y  medianas empresas tramo I.
II. Financieras

Implementar herramientas que  permitan aislar, para el segmento de empresas pyme, la suba en  el  costo  del  financiamiento  que  se  derivará  del  incremento  de  la  tasa  de  referencia  de  la política monetaria ante la escalada del dólar. Podría hacerse a través de:
a. Reposición de la Línea de Crédito para la Inversión Productiva (LCIP) del BCRA hasta el 31/12/2019. Esto no tienen un costo fiscal directo para el PEN, dado que implica que el BCRA  instruya  a  los  bancos  comerciales  a  destinar  un  determinado  porcentaje  de  los depósitos del sector privado no financiero al financiamiento pyme. 

b. Ampliación  de  programas  de bonificación  de  tasa del  Ministerio  de  Producción  y Trabajo.

c. Suba  del  5%  al  10% del  porcentaje  de  activos  que  las  empresas aseguradoras deben destinar  a  instrumentos  pyme.  Debe  tenerse  en  cuenta  que  esto  sólo  alcanzaría a aquellas empresas que acceden a financiamiento a través del mercado de capitales.

d. Factura de Crédito Electrónica: En las distintas cadenas productivas y comerciales existe una  brecha  de  tiempos  larga  entre  la  venta  y  cobranza.  De  modo  que  se  crea  una dinámica en donde las empresas deben desembolsar anticipos o pagos de contado para la  compra  de  materias  prima  para  la  producción  o  stockearse.  Recientemente  se  fue avanzando en la reglamentación de la Factura de Crédito Electrónica, pero para
garantizar el acceso a las PyMEs es fundamental:
(i) asistir a las PyMEs en la utilización de los sistemas; (ii) dar volumen al mercado vía FONDEP, (iii) simplificar regímenes de retención provinciales.

e. Créditos sobre  nóminas: ofrecer  a  través  del  BICE,  hasta  el  31/12/2019,  una  línea  de crédito  especial  por  doce  meses  a  cobrar  mensualmente  contra  el  cumplimiento  de requisitos mínimos del BCRA, equivalente a la masa salarial bruta de la empresa.
 
III. Consumo interno

Dado que la mayoría de las pymes trabajan para abastecer al mercado interno, resulta crucial que la actual coyuntura no derive en una profundización de la caída aún mayor de la demanda. Por eso se propone tomar una serie de medidas que apunten a mejorar el poder adquisitivo de los consumidores, procurando que dicha mejora en las capacidades de consumo se traduzca en una mayor demanda para la actividad pyme. En este marco se sugiere:

a. Devolver el 100% del IVA por la compra de alimentos y bebidas con tarjetas de débito a  jubilados  y  perceptores  de  programas  sociales  en  todas  las  bocas  de  expendio,  e instaurar el mismo beneficio para todos los consumidores cuando las mismas se realicen en comercios pyme; hasta el 31 de diciembre de 2019.

b. Ampliación  del  Programa  Ahora  12: La  tasa  de  alrededor  del  20%  fijada  en  la  última actualización es bastante reducida para la coyuntura, pero deberían mejorarse algunos aspectos: (i) subsidio de tasa para que los comercios pyme no deban absorber el costo de  financiación  (que  las  grandes  cadenas  pueden  absorber  con  mayor  facilidad);  (ii) organizar esquema de subsidios por parte de los gobiernos provinciales para mejorar el alcance  del  programa  en  todo  el  país;  (iii)  reforzar  controles  sobre  costos  adicionales que imponen los bancos y las empresas de transacciones.

c. Línea  de  Crédito  de  Impulso  al  Consumo.  Dadas  algunas  limitaciones  que  tiene  el programa  Ahora  12  para  maximizar  su  alcance  nacional  por  la  heterogeneidad  en  la bancarización y conectividad de las distintas regiones, se propone una línea de impulso al  consumo  similar  a  la  Línea  de  Crédito  para la  Inversión  Productiva  que  consista  en establecer  requisitos  para  que  las  entidades  bancarias  deban  prestar  a  los  comercios PyME que ofrezcan condiciones de financiación a los consumidores, siempre que estas sean  pre-acordadas  por  rubro y  tamaño.  Esto  permitiría:  (i) mejor  distribución  a  nivel nacional; (ii) mayor penetración en zonas sin conectividad; (iii) alcance en consumidores no  bancarizados;  (iv)  mejor  manejo  de  stock  en  los  comercios;  (v)  impulso  a  los pequeños comercios.

IV. Energía
 
Conforme al esquema tarifario vigente, la suba del dólar terminará impactando sobre el precio de los combustibles y las tarifas de energía, tensionando aún más la rentabilidad de la actividad pyme,  asimismo  esto  trae  parejado  un  problema  financiero  en  tanto  los  plazos de pagos difieren de los de cobro. Por eso se propone:

a. Eximir  del cobro  de  IVA  e Ingresos  Brutos  en  las  boletas de  luz  y  gas  para  las micro, pequeñas y medianas empresas hasta el 31 de diciembre de 2019.
b. Diferir a 90 días el pago de energía (gas y electricidad): que hasta el 31 de diciembre de 2019 las facturas de gas y electricidad tengan un plazo de pago a 90 días.
 
ANTONIO FABIAN HRYNIEWICZ
COORDINADOR CIUDADES DE FRONTERA E ILEGALIDAD
CONFEDERACIÓN ARGENTINA DE LA MEDIANA EMPRESA